Mensajes del sistema


En esta página puedes...

RRecurso

Entrevista: Miguel Ángel Marzal (España)

Recurso

Recurso publicado por: Fundación Ciencias de la Documentación

Creado en: 10/02/2011

Descripción del recurso

En lo que respecta a su trayectoria académica y administrativa, Miguel Ángel Marzal es Doctor y Premio Extraordinario en Historia por la Universidad Autónoma de Madrid (1992), becario FPU en esa universidad (1982), Catedrático de Bachillerato (1983-1999), director del Ciclo Formativo de Biblioteconomía, Archivística y Documentación (1990-1996), Profesor Titular de Biblioteconomía y Documentación en la universidad Carlos III de Madrid, desde 1999 y director del Programa y Máster de Investigación en Documentación en esta universidad hasta 2007.

En lo que respecta a su trayectoria científica soy evaluador para proyectos y grupos de investigación, como también para congresos y revistas dentro del ámbito de Documentación, director y colaborador en proyectos de investigación I+D+i, proyectos de innovación y profesionales en España, pero también colaborador y "referente" en proyectos de investigación internacionales, director de tesis doctorales, proyectos de máster, director de máster propio en la universidad Carlos III de Madrid, de cursos de Doctorado y posgrado en universidades españolas europeas y americanas, ponente invitado en Congresos internacionales, colaborador en proyectos profesionales en información para entidades públicas y privadas.

En lo que respecta a su producción científica, es autor de monografías y artículos de revista nacionales e internacionales en los ámbitos de investigación que centran su actividad: la Alfabetización en Información (en sus diversas y riquísimas dimensiones), Gestión de Contenidos y sus instrumentos en web, bibliotecas digitales educativas (CRAI y CREA), materiales y objetos digitales educativos en repositorios digitales institucionales.

PREGUNTA: Usted tiene una trayectoria brillante orientada a las Ciencias de la Documentación, y especialmente en todo lo relacionado con la Alfabetización en Información ¿Cuáles son, en este campo, las líneas de trabajo o modelos más interesantes tanto en el ámbito nacional como internacional?

Sin duda, el común denominador de mi actividad investigadora es la Alfabetización en Información, por lo que mi respuesta va a estar necesariamente sesgada, eso sí, con una buena intención: hablar con cierto fundamento, sobre lo que sé un poco. A partir de los tópicos de investigación que señalaba en la presentación y que concentran mi acción, permítanme que les haga una sinopsis (desde mi perspectiva, absolutamente subjetiva) de cuáles son las tendencias que son concomitantes y pueden desarrollar a las Ciencias de la Documentación, como disciplina académica y ámbito investigador:

- En Alfabetización en Información, los planos que orientan la investigación desde mi perspectiva son:

  • Desarrollo de programas de alfabetización en información, con un modelo educativo y diseño instruccional bien definidos en el blended learning, dentro de la acción educativa formal y no formal para una formación permanente, que es lo que reclaman políticos y agentes sociales. Es un pivote fundamental para la inclusión social y desarrollo sostenible dentro de las acciones necesarias en la e-Government, e-Health, e-Economy, e-Education.
  • Desarrollo de criterios para evaluación de la información como instrumento en la generación de conocimiento y saber en red, así como instrumentos evaluativos para los educandos, como para las instituciones gestoras de los programas de alfabetización en información, en forma de indicadores y sus consecuentes cuestionarios.
  • Definición de los medios idóneos (software, tutoriales, sitios, gestores de contenidos) que verdaderamente ejerciten competencialmente en lectura y escritura digitales, como también de los materiales idóneos para obtener estas competencias (propiedades contrastadas de los objetos de aprendizaje y objetos digitales educativos).
  • Desarrollo en los programas de alfabetización en información de las competencias en interculturalidad y cultura de la paz, absolutamente imprescindibles para educar en la red, fenómenos en los que, como sociedad, nos jugamos mucho.
  • Fundamentación epistemológica sobre competencias en información digital. Es absolutamente fundamental para dilucidar con plena nitidez si existe un objeto y método de investigación propios en alfabetización en información (si no, no hay ciencia o especialidad científica), dilucidando qué relación existe con conceptos emergentes del mayor interés, como es la medialiteracy y la transliteracy.
  • En correspondencia con la anterior tendencia, es sumamente interesante el desarrollo, no tanto del concepto, sino del impacto de la alfabetización en información 2.0, con sus instrumentos y objetivos propios. No olvidemos que la web 2.0 se basa en redes sociales, en las que parece primar la intuición y la inmediatez, por lo que pareció innecesario durante un tiempo, generar competencias en este entorno.
  • Consecuencia de lo anterior es muy importante definir lo que pretendemos con las "competencias informativas", definiendo bien lo que suponen las CI2 y, con un especial hincapié (a mí, personalmente, me parece en extremo interesante) en las competencias "alfabetizadoras" de la lectura icónica y virtual. Es un campo interesantísimo.

- En gestión de contenidos web me parecen del mayor atractivo investigador: La acción de estos gestores para el salto cualitativo de la "producción" a la innovación científica, de la "recuperación de información" a la extracción documental digital. Las posibilidades de mapas conceptuales y ontologías deben ser exploradas en programas de alfabetización en información, pero también las posibilidades de los topic maps en estos programas y en bibliotecas digitales educativos, como ha desarrollado una querida discípula en su tesis, Mª Jesús Colmenero.

- En bibliotecas digitales educativas, es sumamente interesante la investigación sobre el modelo de servicios en CRAI y CREA, su acción formadora en el modelo educativo competencial del EEES, su desarrollo respecto a la propiedad intelectual y derechos de autor en red (copyleft, creative commons), desarrollo de repositorios institucionales digitales, con el desarrollo importante de vocabularios y esquemas semánticos, que permitan un control y gestión eficaces y "competentes" para la colección hiperdocumental, propia de estos centros de recursos.

- Investigación y definición de propiedades y funciones de unos hiperdocumentos muy especiales en las competencias informativas, los objetos de aprendizaje y objetos digitales educativos. Son un instrumento idóneo para "escribir digitalmente", desarrollar vocabularios a partir de metadatos educativos, educar competencialmente en web, como ha demostrado la tesis de otro querido discípulo, Javier Calzada.

PREGUNTA: ¿Cuáles son los contenidos educativos y de alfabetización que deben efectuarse cuando se conversa sobre la Alfabetización en Información?

Los contenidos educativos en un programa de alfabetización en información deben ser inequívocamente competenciales. Me explico. Es importante que el educando al educarse en un programa de alfabetización en información no tenga la impresión, certeza incluso, de que se le está formando para ser competente en un uso eficaz de lectura y escritura digitales de un área de conocimiento, ni de una herramienta o software determinados. Los contenidos educativos de la alfabetización en información tiene objetivos competenciales propios y no son un instrumento. La alfabetización en información va a proporcionar competencias para la formación continua, conocer y saber en web. Así las cosas, ¿cuál es la "manifestación", el material para esta competencia.

Sin duda el objeto y campo de acción formativa es el hiperdocumento y el contenido formador debe adoptar los principios y propiedades de un objeto digital educativo en general, y objeto de aprendizaje en particular. Hiperdocumento y objetos de aprendizaje tienen sus principios de diseño, ya bien documentados, que son idóneos para un programa de alfabetización en información.

PREGUNTA: ¿Qué visión tiene del desarrollo de la Biblioteconomía, Archivística y Documentación en Iberoamérica en las últimas décadas?

Aquí podría hacer una respuesta cortés y galana sobre lo maravilloso del progreso de nuestra área de conocimiento en Iberoamérica. He tenido la inmensa suerte de asistir a Congresos y ser profesor en másteres desde México a Chile, por lo que he podido formar mi opinión con cierto fundamento. He de comentarles, sin ninguna licencia condescendiente, que algo sumamente llamativo desde este lado del Atlántico es el gran estímulo, interés, motivación, ganas de aprender, curiosidad profesional que he detectado siempre en mis "alumnos" iberoamericanos, muy activos en su deseo de progresar profesionalmente. No creo que les haya enseñado mucho como profesionales, por la acción profesional que desarrollan (y ellos me han mostrado en visitas profesionales), los programas que gestionan y una importante predisposición a la cooperación (no tan evidente en este lado atlántico).

A esto debo hacer matices más de diagnóstico: América Latina es muy grande, por lo que la disparidad en niveles y circunstancias profesionales y científicas en nuestra área son enormes en la región (debería, pues, hacer un diagnóstico casi por país); algo, sin embargo que parece más común, es el trabajo en unidades de información de personas sin la titulación y formación específica en nuestra área, lo que sí provoca lógicas disfunciones, así como una demanda de formación profesional específica, que no tiene mucho parangón con este lado atlántico; desde el punto de vista académico, los profesionales no tienen un programa académico específico en posgrado y, por ende, en Doctorado en nuestra área, lo que lastra, sin duda una producción científica sólida desde las unidades de información y no sólo desde la academia, razón por la que es difícil hallar socios sólidos en las propuestas y desarrollos de proyectos de investigación con Iberoamérica; existen importantes obstáculos en la incorporación de las TIC a la práctica cotidiana desde la acción laboral de los documentalistas en sus unidades de información, no por incompetencia de personal, sino por problemas de financiación y esto es un lastre fortísimo; por último, para mí me es de un extraordinario interés, el hecho de que en muchas tendencias profesionales, investigadoras, de modelos de acción, Iberoamérica tiene una mayor inclinación por las "buenas prácticas" y modelos europeos y no tanto por los norteamericanos de EEUU, esto es un valor extraordinario para todo género de cooperaciones con los profesionales de allá.

PREGUNTA: A su parecer, ¿cuál es el reto de los profesionales de la Información y Documentación en la Sociedad de la Información y del Conocimiento?

Sin duda, el primero y primordial es tener el convencimiento, y la conciencia de responsabilidad, de que son un factor fundamental para la Sociedad del conocimiento. El segundo es que las unidades de información deben ser centros de recursos, para los que las unidades de información, según las conocemos, no van a desaparecer en absoluto, pero van a ser "un recurso más". ¿Qué implica y es el tercer reto? Un cambio copernicano en la concepción de la profesión, la orientación a la gestión de contenidos y sus instrumentos, no sólo de la colección, a los servicios en web con sus herramientas, a unos usuarios factuales y potenciales con un consumo de información para saber en nuevos entornos virtuales, en "nuevas dimensiones" de consulta de nuestra colección, a la gestión y representación de hiperdocumentos y repertorios digitales, a tener la certeza de una función primordial en la "educación competencial en información", a ser centros donde no custodien y apoyen la producción de conocimiento, sino la generación constante e innovación de conocimiento, adquirir un compromiso respecto al uso ético de la información y la autoría y propiedad intelectual en web (ésta es una dimensión profesional del mayor interés para los generadores de conocimiento).

PREGUNTA: ¿Qué énfasis del conocimiento debería desarrollarse en las universidades para la formación del futuro profesional, y así dar solución a las actuales y futuras necesidades del mercado?

No hace mucho tuve la suerte de participar en un proyecto de investigación sobre los requerimientos que la sociedad reclama en la formación eficaz de documentalistas, con un cuestionario destinado a empleadores, agentes sociales, profesores, alumnos y ex alumnos ya trabajando. Las respuestas eran muy claras, con una reclamación muy dicotómica: todos solicitaban una formación muy específica y especializada en herramientas tecnológicas de última generación, pero al tiempo una formación genérica, conceptual, de "cultura" que permitiría una visión sistémica de todo el proceso informativo, pero también proporcionaría capacidades para una aprendizaje autónomo permanente (que empresas y empleadores no estaban dispuestos a costear).

Desde mi punto de vista, muy personal y sin poder sentar cátedra (como en ninguna de mis respuestas) las respuestas apuntadas más arriba, deben ser fundamento del diseño instructivo en la formación de profesionales en nuestra área: materias, con un importante sesgo tecnológico e informático, pero no concebidas como "herramientas" (un elemento técnico concreto), sino como "instrumentos" (uso inteligente de la herramienta) pues ha de trabajarse no sobre el dato, sino sobre una información para el conocimiento; de otro lado, materias de fundamentación epistemológica, de reflexión teórica y orientación "científica", que proporcionen una visión "universitaria" (por universal y general) de la función de la actividad profesional, único modo inteligente de unir la "investigación aplicada" (herramientas e instrumentos) con la investigación de base (diseño de sistemas).

PREGUNTA: Para muchos profesionales y estudiantes de esta disciplina, la función social del bibliotecario, archivista y documentalista no es aún muy evidente. ¿Cuál cree que debe ser esta función y en dónde se enmarcaría la misma?

A riesgo de ser categórico y siempre desde una óptica y opinión personales creo que la proyección social de nuestra profesión parece clara: en las organizaciones, es el gestor de información para una toma de decisiones eficaz y eficiente; en las empresas, un gestor de contenidos para una empresa-red en que la plusvalía no está sólo en la producción, sino en la información (infonomía), cuyo flujo no alimenta multinacionales ni sostiene la acción de stakeholders, sino de shareholders, unos agentes cooperativos según la acción, en plano horizontal y función en red; en educación, son el fundamento de un modelo educativo competencial y de formación permanente propio de la Sociedad del conocimiento, mediante la alfabetización en información; en el plano social, son el pivote contra la brecha digital y para la inclusión social, agentes de la interculturalidad (frente a segregación, multiculturalidad hoy denostada en Europa, asimilación) y del uso ético de una información en red, en las que se educan los niños y jóvenes y sobre la que la "escuela" ni tiene tutela ni vocación de tenerla.

PREGUNTA: La Fundación Ciencias de la Documentación ha puesto en marcha un proyecto internacional denominado "Información para el Cambio Ciudadano" que pretende, entre otras cosas, concienciar de la importancia de contar con ciudadanos "informados" para que desde su conocimiento puedan realizar una transformación social personal y nacional. ¿En su opinión, cómo puede la Información construir sociedad y ciudadanía?

De nuevo, permítanme la licencia de parecer (sólo parecer) categórico ¿Cómo puede la información construir sociedad y ciudadanía? Es el mayor y más eficaz instrumento contra el pensamiento único, una de las más formidables amenazas en nuestra sociedad "glocal". El volumen de información es ingente y con un crecimiento incalculable. El problema no es estar informados, sino como "consumo" la información. Si la información, hoy en red y con estructura hipertextual, se lee igual que como los documentos impresos el resultado es portentoso: nuestra vista, ante el volumen informativo, tratará de detenerse en aquellas palabras y conceptos de los que ya tenemos una idea (un "prejuicio" en el sentido filosófico), de este modo leeremos y entenderemos lo que queramos leer y entender. No nos informaremos ni buscaremos aprender mediante la curiosidad, sino refrendando tópicos. Es un consumo de información plano, confirmador de tópicos, desincentivador de la curiosidad, muñidor de un modo de pensar acrítico, el pensamiento único.

Nuestro gran objetivo es no sólo leer, sino saber evaluar la información, fomentar la alteridad (ver con los ojos del otro, quien está escribiendo para que yo lo lea) y el diálogo en el discurso electrónico. Son los fundamentos para una sociedad civil bien estructurada y "formada por informada".

De otro lado, tenemos una "frontera" fundamental para combatir el pensamiento único y vertebrar la sociedad civil: la telefonía móvil. Es éste un espacio y frontera en la que debemos combatir con ahínco, por ser además, el medio esencial de información para aquellos países que por su nivel de desarrollo no pueden permitirse una red telemática sólida. En la actualidad tenemos ejemplos muy evidentes de este fenómeno, ¿verdad? Por ello que me parezca fundamental el proyecto del que me hablan ¿dónde hay que apuntarse?

PREGUNTA: Muchas gracias Miguel Ángel por sus respuestas, ¿alguna cosa más que quisiera contarnos para terminar?

Sólo agradecer expresa y efusivamente la posibilidad de un pobre profesor, encerrado en su despacho y aulas, de poder comunicar extensamente (mis respuestas han sido "generosas", ¿no es cierto?, pido disculpas) sus impresiones, afanes y anhelos, sobre todo cuando se está enamorado de su profesión y convencido del valor de lo que hace. Gracias.

Cómo conseguirlo

Detalles

Tipo de recurso
Publicación
Sitio web
Lengua del recurso
Sitio web
http://www.documentalistas.org
Costo
Gratuito
Palabras clave
Área de interés

Mapa

Te inspiramos para que transformes tus ideas en acción